Joomla Templates Free by College Varsity Jackets
Creado en Jueves, 07 Abril 2016

Alvar Núñez Cabeza de Vaca

Explorador y cronista de indias. Nacido en Jerez de la Frontera en 1490, de una familia rica y emparentado con Pedro de Vera, uno de los conquistadores de las Canarias. Fue nombrado tesorero de una expedición capitaneada por Pánfilo de Narváez, cuyo objetivo era la conquista y colonización de la península de la Florida.

Zarpó de Sanlúcar el 17 de junio de 1527, la expedición llegó a la bahía o puerto de la Trinidad, en marzo de 1528, recorrieron las tierras hasta los Apalaches, después de no encontrar nada y hostigados por los indígenas, regresaron en canoas por el río Magdalena, en un intento de llegar a Méjico. Sobrevivieron 15, entre los cuales estaba Cabeza de Vaca, fueron capturados por los indígenas, y pasaron varios años de cautiverio, solo quedaron al final cuatro, Cabeza de Vaca, Dorantes, Castillo y un esclavo negro llamado
Estebanico, recorrieron un vasto territorio y conocieron varias tribus indígenas.

A mediados de 1535, Cabeza de Vaca y los tres supervivientes lograron huir y emprendieron un largo viaje a través del sur de los Estados Unidos, encontraron a unos exploradores españoles con los que llegaron a San Miguel de Culiacán, en el año 1536.

Un año después en 1537, Cabeza de Vaca regresó a España, y como recompensa fue nombrado administrador del Río de la Plata, en 1540 mandó una expedición que se pertrechó y partió de Sanlúcar de Barrameda el 2 de abril de 1540, tras un naufragio y diversas dificultades, llegaron a su destino. Entabló buena relación con los guaraníes de la zona, tomó posesión de su cargo, y como resultado de una revuelta de los españoles que provocó incendios, mando arrestar a los cabecillas y enviarlos a España. Mas tarde sometió a algunas tribus de la zona, entre ellas, una que habían dado muerte a Juan de Ayolas, en sus exploraciones fue atacado, y perdió bastantes hombres, siendo acusado por Domingo Martínez de Irala, fue arrestado y enviado a España.

Al llegar, fue desterrado a Oran y tras varios años, consiguió el perdón, su relato de la expedición de Narváez, y sus propias aventuras, publicada en 1542 en Zamora y reimpresa en Valladolid en 1555, (Relación y Comentario de lo acaecido en las dos jornadas que hice a las Indias...). Moriría en 1560.